Noticias

shadow

Son muchas las personas que realizan sus cultivos de Marihuana dentro de casa, ya sea en un armario de cultivo o en una habitación preparada para tal fin. Pero no siempre se cumplen todos los requisitos recomendados para obtener los mejores resultados. Quizás deberíamos preguntarnos…. ¿estoy aprovechando al máximo todo el potencial de mis plantas? ¿Puedo obtener más calidad y producción de ellas?

La respuesta es muy sencilla, siempre se puede mejorar. Hay que tener presente que una planta de Marihuana mal cultivada nos ofrecerá unos resultados finales pésimos, una planta cultivada con ciertos cuidados puede ofrecernos unos resultados finales aceptables, pero una planta de Marihuana bien cultivada es capaz de ofrecernos un autentico tesoro.

Cómo optimizar mi cultivo de interior para obtener los mejores resultados? Vamos a explicarlo paso por paso, de forma muy sencilla para que todo el mundo pueda comprenderlo. Desde el cultivador más nobel al cultivador más experimentado, esta guía será de ayuda para todo el mundo. Vamos allá:

El Niño bud

1. Genética

Puede resultar algo pesado escuchar siempre lo mismo sobre la genética, pero es que son muchísimos los cultivadores que no saben que existen muchas clases de Marihuana y que cada cual se comporta de una forma diferente, algunas son más productivas, otras más ramificadas, otras ofrecen más resina o simplemente la diferencia de tiempo de floración podría marcar una increíble diferencia.

Es muy importante elegir la variedad correcta para nuestro cultivo de interior. Recomendamos encarecidamente cultivar variedades índicas o híbridos, porque son variedades que no crecen demasiado durante la floración (si cultivamos en interior, nuestra altura es limitada lógicamente). Ademas su ciclo de floración suele ser de unas ocho o nueve semanas, algo muy positivo para no malgastar electricidad.

Los cultivadores más experimentados pueden atreverse con variedades sativas, recordando siempre que su tamaño puede resultar un gran problema en cultivos de interior y que sus ciclos de floración son por lo general mucho más largos que los de otros tipos de variedades. He visto muchas sativas que tardan incluso 14 semanas en florecer o más…. frente a las 8 semanas de media que tiene una variedad índica.

Flower Bomb Kush cogollo

Las variedades índicas ofrecen cogollos de buen tamaño, buena cantidad de resina, efectos potentes en su inmensa mayoría y ciclos cortos de floración. ¿Qué más se puede pedir? Sus efectos por lo general son relajantes, aunque si optamos por variedades híbridas podemos encontrar efectos más activos.

Algunas variedades índicas ideales para cultivar en interior pueden ser:  Great White Shark, White Widow, El Niño, Big Bang, Afgooey, Money Maker, Flower Bomb Kush, etc….

Algunas variedades híbridas ideales para cultivar en interior pueden ser: The Church, Cheese, Train Wreck, Moby Dick, White Lemon, etc….

temperatura

2. Temperatura

Si queremos obtener los mejores resultados, debemos optimizar todos los parámetros de nuestro cultivo interior de marihuana. Las plantas de Marihuana reaccionan de diferente forma frente al frío o al calor, las variedades índicas soportan mejor los climas más fríos mientras que las variedades sativas soportan mejor los climas más templados o cálidos.

Dado que para cultivos de interior recomendamos variedades índicas o híbridos, debemos ajustar la temperatura máxima y mínima de nuestro indoor.

Si una planta de Marihuana es sometida a temperaturas excesivamente bajas, esta ralentizará su crecimiento de forma muy notable, por lo que su producción también se verá afectada. Si por contra nos excedemos con temperaturas demasiado elevadas, la planta centrará todas sus energías en no deshidratarse, por lo que tampoco nos ofrecerá un rendimiento optimo.

por si esto fuera poco, cambios tan bruscos y desaconsejables de temperatura pueden ocasionar graves problemas en nuestras plantas, estrés.

La temperatura óptima para nuestro cultivo de interior de Marihuana, cultivando variedades índicas o híbridos, es de unos 26º o 27º de máxima y unos 19º – 20º de mínima. La máxima siempre se dará cuando el foco esté encendido y la mínima cuando esté apagado, por simple lógica. Hay quien prefiere mantener su cultivo siempre a una temperatura estable de unos 25º, es algo que tampoco aconsejamos pues una variación de temperatura entre el ciclo de luz y el ciclo de oscuridad es positivo para nuestra planta. (hablamos siempre de grados celsius).

humedad

3. Humedad

La humedad relativa del interior de nuestro armario de cultivo es muchísimo más importante de lo que la mayoría de cultivadores piensan. Una planta con unos niveles correctos de humedad en el ambiente crece mucho más rápido y más sana que si los niveles de humedad son inapropiados.

Podemos controlar los niveles de humedad a nuestro antojo, bien con un humidificador regulable en el interior del armario de cultivo, o bien con un sistema de ventilación bien optimizado. Hay que tener mucho cuidado con la humedad, en niveles adecuados es una gran herramienta para nuestras plantas, pero en niveles muy bajos o excesivamente altos puede producir muchísimos problemas.

Durante la etapa de crecimiento, el nivel de humedad debe mantenerse en torno al 60% o incluso al 70%. De esta forma las plantas también se hidratan a través de sus hojas y no necesitan malgastar energía para no deshidratarse por el calor. Crecerán sanas y a gran velocidad, es increíble ver lo rápido que crece una planta con una buena iluminación, temperatura y nivel de humedad.

Durante la etapa de floración debemos bajar mucho el nivel de humedad relativa, para evitar que se formen hongos en los cogollos de nuestras plantas. Una humedad que ronde el 40% es perfecta para este ciclo.

luz para marihuana

4. Iluminación

En interior se puede cultivar usando lámparas de bajo consumo, fluorescentes, leds, etc….  Pero si realmente queréis obtener los mejores resultados, no hay nada como las lámparas de Halogenuros metálicos para la fase de crecimiento y las lámparas de Vapor de Sodio a alta presión para el ciclo de floración.

Es muy importante tener una cantidad de luz adecuada a nuestro espacio de cultivo, si nos quedamos cortos con la iluminación nuestras plantas no nos darán todo su potencial, mientras que si nos pasamos corremos el riesgo de estresarlas. Por poner unos ejemplos, para un armario de cultivo de un metro cuadrado se pueden usar lámparas de 400w (o si lo tenemos bien optimizado incluso de 600w). Para un armario de un metro veinte por un metro veinte, necesitaremos una lámpara de 600w. Estos ejemplos los estoy poniendo cogiendo como referencia lámparas de Halogenuros metálicos (HM) y Vapor de Sodio (HPS).

Debemos ajustar la altura de la lámpara de forma que en la punta más alta de nuestras plantas, nunca se sobrepasen los 27º.  Las plantas de marihuana pueden crecer con temperaturas más elevadas por supuesto, pero esta es la ideal para obtener los mejores rendimientos.

rvk 150

5. Sistema de aire

Es imprescindible tener un buen sistema de interacción y extracción de aire en nuestro cultivo, ello nos permite regular la temperatura y también el nivel de humedad. Ademas nuestras plantas siempre agradecerán disponer de aire fresco, sin viciar.

Existen en el mercado muchos tipos de extractores (motores para mover aire), pero los de la marca RVK llevan muchos años demostrando que son muy útiles y fiables. Ademas cuentan con muchos diámetros, para poder elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Junto al extractor de aire, podemos acoplar un filtro de carbón activo si lo deseamos, para evitar que los olores de nuestro cultivo se expandan entre nuestros vecinos.

También necesitaremos algún ventilador que mueva el aire dentro del armario, de forma que no se formen bolsas de calor producidas por las lámparas de crecimiento o floración. No escatiméis en poner un buen sistema de aire en vuestro cultivo, os ahorrará muchos dolores de cabeza.

nutrientes para marihuana

6. Nutrientes, sustrato y macetas

Elegir correctamente el tamaño de la maceta puede ser algo lioso, pero vamos a daros unos consejos muy prácticos para solventar todas esas dudas. Suponiendo que vamos a cultivar en tierra, que probablemente sea la forma más sencilla de cultivar (frente al coco, hidro, etc…), debemos usar macetas de como mínimo siete litros, para obtener unos resultados mas o menos decentes.

Si el espacio disponible os lo permite, una maceta de diez litros es una maravilla para cultivos de interior. Si solo tenéis una planta… podéis usar macetas incluso mucho más grandes.

Elegir una buena gama de nutrientes es imprescindible para obtener los mejores resultados. Las plantas consumen mucho nitrógeno durante su etapa de crecimiento y mucho fósforo y potasio durante la etapa de floración, por eso es muy recomendable usar nutrientes de buena calidad y específicos para cada etapa de la planta (crecimiento o floración).

powder feeding grow

Powder Feeding es probablemente la gamma de abonos más sencilla de utilizar de todo el mercado, ademas de ser una excelente opción ya que estos abonos son de la máxima calidad. Utilizándolos en su justa medida y calibrando bien la acidez del agua para que puedan absorber bien los nutrientes (calibrar el PH), conseguiremos unos resultados asombrosos.

No es necesario usar estimuladores ni encimas, en realidad este tipo de abonos es totalmente completo y no precisa de ningún otro extra. Viene presentado en polvo, por lo que dura muchísimo más tiempo una vez abierto que cualquier otro abono. Solamente debemos mezclar una cantidad adecuada con el agua de riego, calibrar el PH y regar!

Recordar que es tan malo regar en exceso como dejar que la tierra se seque en exceso… hay que regar en su justa medida, cuando el sustrato lo pida.

paciencia

7. Paciencia

La paciencia es la madre de todas las ciencias. Respeta a tus plantas, no las molestes en su ciclo de oscuridad. No estés todo el día moviéndolas, haciéndoles esto o lo otro…. déjalas crecer a su ritmo y sin estresarlas. Se paciente, haz bien las cosas y en poco tiempo podrás cosechar un montón de cogollos de gran calidad.

Durante la preparación del agua de riego, se paciente también. Mezcla bien los abonos, calibra el PH y deja que el agua repone unos diez minutos para volver a medir el PH y verificar que todo está correcto.

Recuerda, si estrés a tu planta, no te va a dar lo mejor de si. Se paciente, hazlo todo con calma y buenos ánimos y obtendrás los mejores resultados.